ANDREA BALDI, LAMBORGHINI EMEA: “SEGUIREMOS SIENDO UNA MARCA DE SÚPER DEPORTIVOS PRESTACIONALES, NO ELÉCTRICOS”

ANDREA BALDI, LAMBORGHINI EMEA: “SEGUIREMOS SIENDO UNA MARCA DE SÚPER DEPORTIVOS PRESTACIONALES, NO ELÉCTRICOS”

  • La marca de deportivos italianos, en pleno crecimiento de ventas, anuncia la llegada de la modelos de serie híbridos y pero descarta la opción 100% eléctrica. El Urus, primer SUV de Lamborghini, ha sido fundamental en el importante aumento de ventas que ha experimentado la marca a nivel mundial.

  • Con motivo del cambio de imagen de Lamborghini Madrid, único concesionario oficial de la marca en España, Andrea Baldi – máximo responsable para Europa, Oriente Medio y África (EMEA) – ha hecho repaso a la situación de Lamborghini a nivel mundial. La llegada del Urus, el aumento de ventas de los últimos años y la tendencia del sector hacia la electromovilidad marcan los biorritmos de una marca que, que por encima de cualquier tendencia, mantendrá su carácter exclusivo y prestacional.

    “Lamborghini tendrá un Aventador híbrido en la próxima generación del modelo. Pero, como ya dijo Domenicalli, me retiraré antes de ver un Lamborghini eléctrico”. Con esta claridad en su mensaje, Andrea Baldi resume lo que será el futuro de Lamborghini en relación a la tendencia eléctrica que está tomando el sector. Las ventas de la marca han crecido exponencialmente los dos últimos años y 2019 apunta a seguir por la misma línea. Y si han llegado hasta aquí sin la ayuda de la electricidad, no van a cambiar el paso por mucho que Ferrari o Aston Martin comiencen a incluir superdeportivos híbridos en su gama.

    Lamborghini Urus, clave en el crecimiento

    Las ventas de Lamborghini llevan ocho años de crecimiento consecutivo, si bien fue en 2018 cuando la expansión, a nivel mundial, alcanzó números nunca vistos antes en la marca. “un crecimiento dramático que nunca habíamos experimentado y que se debe al trabajo de muchos años que ha llevado a una importante transformación de la propia compañía, desde la línea de producción hasta la red de concesionarios”, explica Baldi.

    Aunque si algo tienen claro en Lamborghini es que este salto hacia adelante no habría sido posible sin el crecimiento de la gama. Acostumbrados a ofrecer un único superdeportivo, con variedad de versiones, la llegada del Gallardo en 2003 llevó a Lamborghini a tener dos modelos a disposición de sus clientes. Pero a esa exclusiva oferta, que hasta 2018 estaba formada por los actuales Aventador y Huracán, aumentó a tres con la llegada del modelo que ha marcado un antes y un después en la marca. Y es que, el Lamborghini Urus, el primer SUV, ha conseguido doblar el número de ventas, pasando de las 3.815 unidades entregadas en 2017 a las 5.750 del año pasado. “Y en 2019 esperamos estar cerca de las 8.000 ventas totales, con el mercado de EEUU a la cabeza y una fuerte pujanza de la Región de Gran China”, adelanta un Andrea Baldi que también destaca la apertura de neuvos mercados que ha traído el Urus.

    “Con el Urus hemos abierto nuestra gama a públicos diferentes y de todos ellos, el 70% son totalmente nuevos para la marca. Un ejemplo es el mercado femenino, que supone el 9% del total de ventas del Urus, algo impensable con el resto de la gama”, explica Baldi, al mismo tiempo que pone en valor el papel de los dealers en este crecimiento. Una red de concesionarios que actualmente alcanza los 50 mercados, con 157 puntos de venta, y que la marca pretende fortalecer en el futuro más cercano.

    Igual que su apuesta por la competición, puesto que un marca tan prestacional como Lamborghini está obligada a ser protagonista en campeonatos de GT y mantener la puerta abierta para las competiciones de clientes con el campeonato Super Trofeo. Al respecto, Baldi da una pista de lo que podría deparar el futuro:  “Acabamos de reactivar nuestra apuesta por la competición y el desarrollo del nuevo Huracan GT3 es la mejor muestra de ello. Estaremos en competiciones de Europa y el resto del mundo, y nos gustaría que una prueba tan importante como Le Mans cambie un poco su regulación, se haga más accesible para los coches de producción, y podamos entrar”.

    La electrificación no será protagonista

    “No tenemos una fecha marcada en el calendario para nuestro primer modelo híbrido, pero es seguro que la próxima generación del Aventador tendrá alguna versión con tecnología híbrida, pero no pensamos en un modelo 100% eléctrico”. El mensaje lanzado por Andrea Baldi deja claro que la tendencia hacia la electromovilidad afectará a Lamborghini, pero no marcará el futuro de su línea de producción. “Ya hemos mostrado de los que somos capaces en lo que a electrificación se refiere con el concept Lamborghini Terzo Millennio, pero nuestro concepto de movilidad no es eléctrico. Somos una marca prestacional, apasionada, deportiva y exclusiva”, sentencia Baldi con unas frases que desprenden la intención de Lamborghini para seguir siendo referencia en el mercado de los vehículos pasionales.

    Un espectro de mercado que, desde el punto de vista de la marca italiana, no necesita hacer uso de la electrificación más allá de posibles complementos híbridos que ayuden a cumplir las cada vez más exigentes normativas de emisiones, “algo con lo que Lamborghini sí está realmente implicado y concienciado”. Pero la línea marcada por Baldi, y que ya avanzó en su día el CEO, Domenicalli, es la de ofrecer piezas únicas, exclusivas, casi de colección. Y para ello, lo fundamental es producir coches como la última novedad de la marca, el Huracán EVO. Es decir, “proporcionar a nuestros clientes, precisamente lo que se espera de un Lamborghini”. Y eso, como confirman desde la marca italiana, no es motores eléctricos, sino emoción al volante, una distribución de peso perfecta, potencia, aerodinámica y pasión por el sonido de los V10 y V12 que montan los actuales Huracán, Aventador y Urus. Modelos de producción limitada que hacen inviable – a día de hoy – pensar en una gama eléctricos que supondría una desorbitada inversión en actualizar la línea de montaje, con unos costes por vehículo difícilmente asumibles.

    Y precisamente por eso, en Lamborghini no preocupa – a día de hoy – que marcas como Ferrari o Aston Martin tomen la delantera en la carrera de los superdeportivos híbridos. “Nuestra idea es la de fidelizar a nuestros clientes y llegar a otros públicos, como el mercado femenino o el de lifestyle, pero siempre desde un punto de vista emocional y exclusivo. Tenemos que ofrecer algo totalmente único a cada cliente, producir ediciones muy limitadas y hacer que no les importe esperar un año para recibir su coche, y para ello contamos con un plus gracias al nuevo Ad Personam”, el nuevo servicio de personalización que Baldi presenta como otra herramienta de la marca para seguir ganando cuota de mercado.