La producción mundial de automóviles podría reducirse en aproximadamente un 9% en 2022

La producción mundial de automóviles podría reducirse en aproximadamente un 9% en 2022

La firma de investigación internacional espera, además, un cierre de 2021 con 5 millones de pérdidas en producción y cerca de un 1% de caída en 2023.

IHS Markit, la firma de investigación internacional, ha pronosticado que la producción mundial de automóviles podría reducirse en un 9,3% en 2022, lo que supondría una caída de 8,4 millones de ventas a nivel mundial.

Las crisis económicas, la pandemia de la Covid-19 y la disminución de la producción de microchips supondrán un duro golpe para la industria automotriz. De hecho, según IHS, las empresas de la automoción podrían cerrar el 2021 con una caída del 6% de la producción, que se traduciría en la pérdida de 5 millones de vehículos. 

Estos resultados se han conocido después de que varios fabricantes anunciaran el recorte de la producción para lo que queda de año. Y es que, a pesar de que la industria se estaba recuperando lentamente, el aumento de los casos de Covid-19 en Malasia ha vuelto a afectar a la fabricación de semiconductores.  

Es por ello que el pronóstico para el próximo año se plantea como el mayor ajuste individual en los últimos nueve meses. Aunque las perspectivas no se limitan a 2021 y 2022. La firma ha anunciado que en 2023 la industria automotriz mundial sufrirá una reducción del 1,1%, poco más de un millón de vehículos menos. 

Golpe a la industria automotriz

Malasia resulta uno de los puntos calientes de empaquetado y pruebas de chips, por lo que el cierre del mercado y el bloqueo de las exportaciones ha supuesto un nuevo varapalo a la industria automovilística.

Sin embargo, cabe recordar los buenos resultados que están recogiéndose a pesar de la disminución de ventas. Y es que, según el último informe realizado por EY, las 16 principales compañías habrían registrado un beneficio de 71.560 millones de euros a pesar de la caída de las ventas. Unos datos que quieren dar esperanzas a los fabricantes frente al nuevo obstáculo al que se enfrentan.