La UE fija que el 36,3% de los coches de contratación pública en España deberán ser “limpios”

La UE fija que el 36,3% de los coches de contratación pública en España deberán ser “limpios”

Entre los miembros comunitarios, el porcentaje máximo que se ha fijado es de 38,5%, cifra que comparten países como Italia, Reino Unido, Países Bajos o Alemania.

El 36,3% de los vehículos ligeros que la Administración contrate en España deberán ser “limpios”, es decir, que emitan una media de 50 gramos de CO2/km o menos, según ha establecido el Consejo de la UE.

La medida se publicará en el Diario Oficial del club comunitario y, a partir de ese momento, los países tendrán un periodo de dos años para adaptarse a los objetivos, que son vinculantes.

Entre los miembros comunitarios, el porcentaje máximo que se ha fijado es de 38,5% —cifra que comparten países como Italia, Reino Unido, Países Bajos o Alemania—, mientras que la cifra menos ambiciosa es la de Bulgaria, de un 17,6 %.

Aunque por el momento el umbral esté establecido en los 50 gramos/km, a partir del 1 de enero de 2026, únicamente los coches que emitan cero contaminantes podrán ser considerados “limpios”.

La UE reconoce que hoy en día hay pocos turismos que cumplan con los límites, pero confía en que «el número de estos vehículos aumente en los próximos años», especialmente por el impulso de los híbridos enchufables.

«Un enfoque más ambicioso de la contratación pública puede constituir un estímulo adicional significativo para el mercado», subraya el documento.

También para camiones

Asimismo, el texto, que ya fue validado por el Parlamento europeo el pasado mes de abril, incluye otras metas para la contratación pública de vehículos pesados, los cuales son calificados como “limpios” en función de si emplean o no combustibles alternativos contemplados en la normativa europea.

En el caso de los camiones, el porcentaje en España deberá ser del 10% hasta 2025 y del 14% entre 2026 y 2030, mientras que para los autobuses se ha establecido en un 45% hasta 2025 y un 65% entre 2026 y 2030.

«La promoción de los vehículos limpios en la contratación pública constituye una de las principales iniciativas estratégicas que debe convertirnos en lo que queremos ser: líderes mundiales en descarbonización«, ha destacado Răzvan Cuc, ministro de Transportes de Rumanía y presidente del Consejo.

Cada tres años, los Estados deberán realizar un informe con el que hagan un seguimiento del cumplimiento de los objetivos.