MERCEDES BENZ EQC  EL  INICIO DE UNA NUEVA ERA

MERCEDES BENZ EQC EL INICIO DE UNA NUEVA ERA

El Grupo Daimler está acelerando de forma vertiginosa en el camino hacia la electrificación del automóvil: para el año 2022, toda la gama estará ya lista.

Alrededor de 10.000 millones de euros en la expansión de su cartera de productos formada por la marca EQ. Además, está invirtiendo más de 1.000 millones de euros en una red global de producción de baterías dentro de la red mundial de producción. La empresa compra las celdas en el mercado mundial y está instruyendo a los proveedores para que las produzcan en base a unas especificaciones especiales. De esta manera se está asegurando la mejor tecnología posible. Con la compra de celdas de baterías por más de 20.000 millones de euros, la compañía está estableciendo las condiciones previas necesarias para un cambio consistente hacia un futuro eléctrico. La red mundial de producción de baterías de Mercedes-Benz constará en el futuro de nueve fábricas en 3 continentes.

    Daimler espera que los modelos eléctricos ya representen entre el 15 % y el 25 % de las ventas totales de Mercedes-Benz Cars para el año 2025, dependiendo de las condiciones marco, como el desarrollo de la infraestructura, las preferencias de los clientes y el desarrollo adicional de la situación legal específica de cada mercado. Además, considera que esta cifra supondrá ya el 50 % en 2030 si consideramos los vehículos puramente eléctricos y los híbridos enchufables.

   El EQC equipa un sistema de propulsión de desarrollo completamente nuevo con una cadena cinemática eléctrica compacta (eATS) en el eje delantero y otra en el eje trasero. Esta disposición confiere al EQC las cualidades de marcha de un modelo con tracción integral. Los dos equipos de propulsión desarrollan conjuntamente una potencia aproximada de 300 kW (408 CV).

Una batería de iones de litio con una capacidad energética útil de unos 80 kWh suministra la electricidad que necesita el vehículo. El consumo y la autonomía dependen en gran medida del estilo de conducción, también en los vehículos eléctricos. El EQC asiste a su conductor, poniendo a disposición 5 programas de conducción de diferentes características: «COMFORT», «ECO», «MAX RANGE», «SPORT» y un programa adaptable individualmente. Un componente esencial en los programas de conducción optimizados para el ahorro de energía es el pedal acelerador háptico, que ayuda al conductor a practicar un estilo de conducción económico. El conductor tiene la posibilidad de influir en la potencia de recuperación accionando levas de cambio detrás del volante.

El EQC dispone de serie de un cargador de a bordo (OBL) refrigerado por agua con una potencia de 7,4 kW para la carga con corriente alterna (AC), tanto en el propio domicilio como en estaciones de carga públicas. También incorpora de serie un cargador de carga rápida hasta 110 kW de potencia mediante una toma de corriente continua (CC) con sistema CCS. En ese caso, el tiempo de carga es de unos 40 minutos para un incremento del 10 % al 80 % del estado de carga.

El EQC está equipado con la generación más reciente de sistemas de asistencia a la conducción de Mercedes-Benz y satisface las máximas exigencias en materia de seguridad pasiva. Junto al amplio programa de pruebas de choque habitual en el desarrollo de nuevos vehículos, Mercedes-Benz ha establecido para la batería y para todos los componentes que conducen electricidad otras prescripciones de seguridad. Un ejemplo es el nuevo bastidor auxiliar que rodea los componentes de propulsión alojados en la sección delantera del vehículo, y que asume los esfuerzos por medio de los puntos de sujeción acreditados.