PORSCHE AMPLÍA SU CAPACIDAD DE INGENIERÍA Y PRODUCCIÓN

PORSCHE AMPLÍA SU CAPACIDAD DE INGENIERÍA Y PRODUCCIÓN

Para satisfacer las necesidades de Asia, Porsche está ampliando su capacidad mundial de ingeniería y producción.

El trabajo de desarrollo del fabricante de automóviles deportivos tiene una larga tradición en utilizar centros en el extranjero para alcanzar la perfección en los deportivos y en los servicios. A partir del próximo año, la infraestructura crecerá aún más para incluir en China una nueva filial permanente de investigación y desarrollo, lo que permitirá centrarse de forma sostenida en el que es el mayor mercado individual de Porsche. Por otra parte, la empresa está reforzando su presencia en los mercados emergentes del sudeste asiático. Además de proyectos como la puesta en marcha de la primera red transfronteriza de carga de alto rendimiento de la región, en cooperación con Shell, Porsche creará en Malasia una planta de montaje local a pequeña escala, que se unirá a la red de centros de producción de la empresa. Los vehículos se ajustarán específicamente a las necesidades de ese mercado y estarán disponibles únicamente para Malasia.

«Nos mueve la curiosidad y la tradición en utilizar centros de desarrollo en el extranjero, con el objetivo del aprendizaje continuo y el perfeccionamiento de nuestros automóviles», afirma Oliver Blume, Presidente del Consejo de Dirección de Porsche. «Tener en China una sede permanente para este cometido aportará beneficios obvios, sobre todo a la hora de reflejar y predecir las necesidades de nuestros clientes en ese país, que ha acogido a Porsche y valora nuestros modelos hasta el punto de ser nuestro mayor mercado de ventas durante seis años consecutivos». La ubicación de la filial de I+D en Shanghái tiene como objetivo aumentar el conocimiento sobre los clientes chinos y sus necesidades, así como mejorar el desarrollo local de productos. Se suma a Porsche Digital China, fundada como empresa independiente a principios de este año, y a Porsche Engineering China, que ya está presente en el mercado desde hace más de 20 años. Según Blume: «El mercado automovilístico chino es muy dinámico y las preferencias de los clientes son muy específicas. Queremos satisfacer estas necesidades de la mejor manera posible».

Para cumplir con los requerimientos de los clientes de todo el mundo, Porsche ha establecido una creciente red de centros permanentes de investigación y desarrollo a nivel global. En ellos se lleva a cabo un importante trabajo de ingeniería y diseño; la experiencia recogida se incorpora finalmente a los vehículos. La red de centros permanentes de investigación, desarrollo y pruebas de Porsche está repartida por varios continentes, todos ellos conectados directamente con la sede de ingeniería de la empresa en Weissach (Alemania). Estos lugares van desde los lagos helados de Arjeplog, en el norte de Suecia, donde se realizan la mayoría de las pruebas en condiciones de frío extremo, hasta las carreteras de trazado y clima únicos de Johannesburgo (Sudáfrica), pasando por California (EE. UU.) y su ambiente cálido y seco. Este trabajo no solo afecta a la dinámica y la calidad del vehículo, también a las características de confort, a la funcionalidad y a la tecnología instalada en los actuales y futuros deportivos de Porsche.

Porsche Digital, una filial de Porsche creada en 2016, es otro ejemplo de las inversiones globales de larga duración ya establecidas. La empresa se centra en la investigación y el desarrollo de nuevos servicios digitales orientados al cliente y tiene su sede en Alemania, con oficinas clave en Estados Unidos, España, China, Israel y Croacia.

«Estamos orgullosos de ser una empresa vibrante y global, y de invertir en programas locales para garantizar que nuestros modelos y servicios reflejen las necesidades específicas de nuestros mercados fuera de Europa. Para hacerlo de la mejor manera posible es necesario tener una presencia permanente», afirma Michael Steiner, miembro del Consejo de Dirección de Porsche como responsable de Investigación y Desarrollo. «La incorporación de una sede satélite de I+D en China, que se une a las operaciones de investigación y desarrollo existentes en Europa, Norteamérica y otros lugares, subraya nuestro compromiso de garantizar que nuestros coches sigan siendo relevantes y estén en sintonía con nuestros mercados».